lunes, 19 de diciembre de 2011

Relación entre ajedrecistas famosos.

JOSE CAPABLANCA


Nació en el Castillo del Príncipe, instalación militar de La Habana colonial (provincia de Cuba, España), el 19 de noviembre de 1888. José Raúl fue el segundo hijo de José María Capablanca Fernández, natural de Bayamo, Oriente, oficial del ejército español —Cuba no había aún conseguido su independencia— y la matancera María Graupera Marín.
Según su propio relato, Capablanca aprendió las reglas del juego a los cuatro años de edad, observando a su padre jugar con amigos. En el transcurso de una de las partidas, que éste jugaba habitualmente por las tardes con el General Loño, de quien era asistente, observó que don José María, movía el caballo de una manera no permitida; ante la sorpresa de todos, lo acusó de hacer trampas y pasó a demostrarle lo que había hecho.
Cuando el niño cumplió los cinco años su padre comenzó a llevarlo al Club de Ajedrez de La Habana. A los mejores jugadores del club les fue imposible derrotarlo dándole ventaja de dama. En diciembre de 1901, a la edad de trece años, derrotó al campeón nacional cubano Juan Corzo con el resultado de 4 victorias, 3 derrotas, y 6 tablas.
En toda su carrera Capablanca sufrió menos de cincuenta derrotas en partidas oficiales. En partidas oficiales, perdió 35, el 6% del total. Permaneció invicto por más de ocho años, desde el 10 de febrero de 1916, cuando perdió desde una posición superior contra Oscar Chajes;
hasta el 21 de marzo de 1924, cuando sucumbió frente a Richard Réti en el Torneo Internacional de Nueva York. Se trata de un récord de 63 juegos, que incluyó el delicadísimo torneo de Londres de 1922 y la partida por el campeonato del mundo contra Lasker. 
De hecho, sólo Marshall, Lasker, Alekhine y Rudolf Spielmann ganaron dos o más partidas oficiales frente a un Capablanca maduro, aunque los totales de sus respectivas carreras son negativos (Capablanca derrotó a Marshall +20 -2 =28, a Lasker +6 -2 =16, a Alekhine +9 -7 =33), a excepción de Spielmann que consiguió su nivel (+2 -2 =8).
 De la élite mundial, solamente Paul Keres tuvo un estrecho margen a su favor (+1 -0 =5), triunfo que ocurrió cuando Capablanca tenía 50 años, en el declive de su carrera. Su puntaje Elo ha sido calculado en 2725.
Capablanca no fundó ninguna escuela por sí mismo, pero su estilo fue muy influyente en las partidas de los campeones mundiales Bobby Fischer y Anatoly Karpov. Mijaíl Botvínnik escribió acerca de cuánto aprendió de Capablanca, y precisó que también Alekhine debía al cubano mucho de su juego posicional, que aprendió durante sus frecuentes reuniones antes de que la lucha por el título del mundo les hiciera enemigos. 
Botvinnik considera a Los fundamentos del ajedrez, de Capablanca, como el mejor libro sobre ajedrez que se haya escrito. En este texto el gran maestro precisa que mientras que el alfil es generalmente más fuerte que el caballo, la unión de reina más caballo es generalmente superior que la combinación de dama y alfil: el movimiento diagonal de éste simplemente imita al de la reina, mientras que el caballo la complementa, alcanzando inmediatamente posiciones que le están vedadas a la dama. Botvinnik acredita a Capablanca como el primero en hacer esta observación.


PAUL CHARLES MORPHY

(Nueva Orleans, Luisiana, el 22 de junio de 1837 – 10 de julio de 1884) fue un jugador de ajedrez estadounidense, y es considerado el jugador más importante de su tiempo, y a la vez campeón mundial, aunque ese título no existía en su época. Algunos grandes maestros consideran que Morphy ha sido el más grande jugador que ha existido.
Además fue el primer jugador de ajedrez estadounidense que se convirtió en una gran figura del ajedrez internacional. Creció en una aristocrática familia criolla de origen hispano/irlandés, y madre francesa. El ajedrez en la familia de Paul siempre fue una práctica de hombres, sus abuelos, padre, hermanos y tíos, practicaban el juego regularmente.

Comenzó a jugar al ajedrez a los diez años, y a los 12 ya era uno de los mejores jugadores de la localidad. Después hizo giras por todo Estados Unidos derrotando a todos sus adversarios.
Llegó a dominar muy bien el inglés, el español, el francés y el alemán.
Terminó la universidad muy joven a los 20 años y como no podía practicar la abogacía, (era
necesario tener 21 años para hacerlo) se tomó un año para jugar con los mejores jugadores de Europa, venciéndolos a todos. En 1867, su salud mental comenzó a empeorar. Llegó a sufrir delirios persecutorios e incluso a odiar el Ajedrez. En 1882 unos periodistas fueron a su hogar a comunicarle que le incluirían en un libro sobre los Grandes Personajes de su ciudad natal por su dedicación y esfuerzo al ajedrez. Paul se enfureció y dijo: "Sólo he tenido un empleo ficticio y no tengo nada que valorar en incluir en este libro". Paul Morphy murió el 10 de julio de 1884, tras sufrir un ataque de apoplejía, tras ducharse con agua fría.

GRUPO 6

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada