lunes, 19 de diciembre de 2011

Vladímir Krámnik


Nació el 25 de junio de 1975 en Tuapse, Rusia. Es un Gran Maestro Internacional ruso y actual campeón mundial de ajedrez.
Su padre le enseñó a jugar a los 5 años, y cuando comprobó su gran talento, ingresó en la escuela Botvínnik-Kaspárov, exclusiva para superdotados del ajedrez. Con 11 años obtiene su primera norma de Gran Maestro, la segunda en 1991, en Guarapuava (Brasil) y la definitiva en Manila (Filipinas), en 1992. 
Es una persona con gran talento cuyos resultados brillan: gana torneos sin cesar y fue primero del ránking mundial en enero de 1996, a los 20 años. Durante años Garry Kaspárov le señaló como su más probable sucesor. Kaspárov fue clave para que se le incluyese en la selección rusa de la Olimpiada de 1992 (Manila), tras conseguir la medalla de oro individual, los periodistas ya lo dijeron: «Acaba de nacer una estrella». La impresionante actuación de Krámnik en Manila fue la culminación de un año triunfal, que también incluye éxitos en Gausdal (Noruega), Dortmund (Alemania) y Oakham (Reino Unido). Todo ello fue más que suficiente para que recibiese el título de Gran Maestro durante la misma Olimpiada. También tomó parte en el Campeonato de Europa por equipos, celebrado en Debrecen (Hungría) donde, jugando en el tercer tablero, consiguió 6 puntos en 7 partidas, confirmándose como la más firme promesa del ajedrez mundial, pues acababa de cumplir los 17 años. En la siguiente lista Elo ya figuraba como el jugador número 6 del mundo. 
En 1993, ya instalado en el reducido grupo de la élite, tomó parte en los principales torneos del mundo, comenzando por Linares, donde se enfrenta por primera vez a Kaspárov, con quien hace tablas, y termina en quinta posición. Ese mismo año toma parte en el Torneo interzonal(Biel) frente a Van Wely, consigue clasificarse para el Torneo de candidatos. 
Con 20 años salió en la lista Elo con 2775 puntos (enero de 1996). Nadie había alcanzado a una edad tan temprana una cota tan alta, que le colocaba con la cuarta mejor puntuación de la historia hasta ese momento, sólo superada por Kaspárov, Bobby Fischer y Anatoly Kárpov.  Krámnik participó en los ciclos de candidatos para enfrentarse al título de la PCA que ostentaba Kaspárov, y el de la FIDE. Krámnik tomo parte en el ciclo de la FIDE, disputado en la ciudad holandesa de Groninga, y logró su objetivo de clasificarse. El primer match de estas competiciones le enfrentó a Leonid Yudasin, a principios de 1994. Krámnik ganó de modo convincente por 4,5 a 2,5 pero luego en la siguiente fase le tocó enfrentarse con Boris Gélfand, que le eliminó por 4,5 a 3,5. Mucho peor le fue el ciclo de la PCA, donde Gata Kamsky le barrió con un contundente 4,5 a 1,5. Mientras, ese año, participó en torneos como Linares, donde logró ganar por primera vez a Kaspárov, y la Olimpiada, defendiendo esta vez el segundo tablero, y consiguiendo 8 puntos de 11 partidas. 
El año 1995 fue bueno para él, ya que venció en el fuerte torneo de Dortmund y compartió el primer lugar en Horgen y Belgrado, pero lo más trascendente en su carrera fue el hecho de ser analista de Kaspárov en su match frente a Viswanathan Anand por el campeonato mundial de la PCA. 
El año siguiente, 1997, se encuentra con Anand y dejando atrás a los demás. Triunfa por tercer año consecutivo en Dortmund y está a punto de ganar en Linares, donde llega a la última ronda con medio punto más que Kaspárov, pero es derrotado por él y debe conformarse con el segundo puesto. También queda segundo en Novgorod, tras Kaspárov, pero en esta ocasión consigue ganarle una partida, empatando la otra, y confirmándose como el adversario más difícil del número uno mundial y el único capaz de mantener resultados incluso favorables frente a él. 
1998 no fue tan bueno para Krámnik. Ganó su habitual torneo en Dortmund, aunque esta vez compartido con Michael Adams y Svídler, pero en Linares tuvo que conformarse con compartir los puestos tercero-quinto. El encuentro de Cazorla ante Shírov fue un fracaso para Krámnik, ya que no pudo ganar ni una sola partida y perdió su tercer match consecutivo, esta vez por 3,5 a 5,5. 
En ninguno de estos torneos de élite, perdió una sola partida. Su único fracaso, fue en el campeonato mundial de la FIDE, en el que en esta ocasión tomó parte, y tras pasar las eliminatorias frente a Sergey Tiviákov, Víktor Korchnoi y Veselin Topálov, fue eliminado por Adams. 
En el año 2000 Krámnik no se prodigó demasiado, pero sus actuaciones fueron de nuevo notables. Krámnik realizó la proeza de ser el primer jugador que lograba ganar un match al número uno mundial, con 2 victorias y 13 tablas, de nuevo imbatido. De esta manera Krámnik se convirtió en campeón del mundo de la PCA.
En el 2002 se enfrenta en un duelo a Deep Fritz, considerada la máquina más fuerte de la historia jugando al ajedrez. Mediado el encuentro la superioridad de Krámnik era abrumadora, y de repente cambia su juego y comienza a perder hasta terminar empatados. Pocos aficionados en el mundo creen que este encuentro fue totalmente limpio, por culpa de intereses comerciales. 

A pesar de ser el campeón del mundo que ganó a Kaspárov, no era tratado como tal. En el año 2004 pone su título en juego ante Peter Leko. 

Krámnik es un jugador estupendo que ha llegado a las cotas más altas. Al comienzo de su carrera, en ocasiones, le faltaba la ambición necesaria y prefería hacer una partida bonita que amarrar un punto. Por desgracia siempre a la sombra de Kaspárov, lo que no le permitió brillar como se merece, hasta su proclamación como campeón del mundo. 
Muchas de las partidas de Krámnik son prácticamente perfectas, en la que el rival se encuentra perdido sin saber muy bien cuándo cometió el error. 


"La victoria en un torneo, es importante, pero la dignidad lo es más"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada