martes, 8 de noviembre de 2011

Anatoly Kárpov

Anatoly Kárpov nació en Zlatoust, Rusia, el 23 de mayo de 1951 Al nacer sus padres pensaron que se iba a morir, por lo que sus abuelos, temiendo se lo peor, lo bautizaron según el rito cristiano ortodoxo. Tal rito consiste en sumergir al niño en agua fría. Ese bautizo le salvó la vida, ya que hoy se sabe que su enfermedad se cura dándole un susto al niño. Aprendió a jugar al ajedrez a los 6 años. Cuando tenía 13 años fue entrenado por el antiguo campeón del mundo Mijaíl Botvínnik y a los 15 años consiguió el título de maestro soviético en un torneo celebrado en Leningrado (San Petesburgo).
En 1967 se proclamó campeón de Europa Junior.

Su primer torneo internacional lo jugó por un error de la Federación Soviética, que le mandó a jugar un torneo en Checoslovaquia sin darse cuenta de que el torneo era Sénior y no Junior, pero como estaba inscrito jugó y ganó el torneo sin perder una sola partida.


Tras de ganar el Campeonato del Mundo Junior en 1969, Kárpov consiguió una serie de éxitos en grandes torneos de ajedrez, y obtuvo el título de gran maestro internacional en 1970.

Kárpov surgió como la nueva figura a apoyar con todos los medios. En 1971 jugó en Moscú el Memorial Aliojin, en el que se encontraban los mejores jugadores del mundo, salvo Fischer. Había cuatro campeones del mundo: Smyslov, Tal Petrosian y Spassky. Kárpov ganó este torneo sin perder ninguna partida. Las autoridades soviéticas tuvieron claro quién habría de ser el próximo campeón del mundo. Además Kárpov era de origen humilde, por lo que encarnaban perfectamente el ideal soviético.

En 1973 el campeonato de la URSS fue uno de los más fuertes de la historia. Quedó segundo, tras Spassky. Fue declarado el mejor jugador del año. En 1974 ganó el torneo de Candidatos, tras derrotar a Polugaievsky, Spassky y Korchnoi. Así se convirtió en el aspirante oficial al Campeonato del Mundo que detentaba el gran maestro estadounidense Bobby Fischer. Cuando Fischer rehusó jugar contra Kárpov, la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) le proclamó campeón del mundo, por incomparecencia. Durante los siete años siguientes Kárpov ganó siete primeros premios en grandes torneos y en 1978 y 1981 defendió con éxito su título mundial ante Víktor Korchnoi. Al haber sido campeón sin jugar se dudaba de la legitimidad de su corona, pero en los diez años siguientes jugó cuanto torneo de relieve le permitía su agenda, sólo en una ocasión no quedó entre los dos primeros puestos. Ha sido, sin duda quien más torneos de primera línea ha ganado en toda la historia del ajedrez. Su superioridad era tal que ya nadie dudaba de que era el mejor.

En 1984 Kárpov enfrentó a Gary Kaspárov con título mundial en juego. Ambos jugadores jugaron un ajedrez brillantemente durante todo el evento, pero tras 6 meses y 48 partidas, el enfrentamiento se suspendió. Alegando cansancio por parte de los dos jugadores el Presidente de la Federación Mundial de Ajedrez, Florencio Campomanes, repentinamente canceló la contienda sin coronar a un ganador. El encuentro se reanudó al año siguiente y Kaspárov venció a Kárpov proclamándose campeón mundial. Los intentos de Kárpov de reconquistar el campeonato a Kaspárov en 1987 y 1990 no tuvieron éxito. En 1993 Kárpov no consiguió calificarse como aspirante para disputar el encuentro por el campeonato del mundo.

En 1994, en el prestigioso torneo internacional de Linares, España, Kárpov terminó en primer lugar sin perder un solo juego, uno de los mayores éxitos de su carrera. Hasta 1995, en que volvió a ser campeón absoluto, había ganado más de mil torneos, algo inigualado por otro jugador de ajedrez. 

A pesar del que su primer título mundial lo consiguió sin jugar, hoy en día nadie duda de que ha sido uno de los más grandes jugadores de la historia del ajedrez.

Tiene fama de tener los nervios de acero. Se le conoce como el gélido Tolia. Kárpov no ha sido nunca uno de los fríos maestros de la escuela soviética. Su juego nunca ha carecido de fantasía, sólo que esta fantasía no ha estado al servicio de la táctica sino de la explotación de las más pequeñas ventajas.

 Kárpov es una persona afable y sencilla que sonríe siempre que puede. Lleva una vida metódica y hasta cierto punto aburrida.
Él pasa en España grandes temporadas gracias a que tiene un gran dominio del español.


Grupo 5 : Daniel Fuentes y Álvaro Arco

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada